Aguas termales vs Aguas minerales (o mineromedicinales -MM-)

No es que se trate de conceptos opuestos o excluyentes, pero sí es importantes saber que son cosas diferentes y entender sus nombres y apellidos. La legislación española define con claridad lo que entendemos por agua mineral natural: son «aquellas bacteriológicamente sanas que tengan su origen en un estrato o yacimiento subterráneo y que broten de un manantial en uno o varios puntos de alumbramiento, naturales o perforados.» Se distinguen porque están cargadas – de forma natural – de sales minerales, gases y demás componentes, incluso fauna y flora hidromineral. Además, es importante su pureza original, son aguas que no han sido contaminadas.

El apellido de «medicinal» les llega cuando se han comprobado sus efectos terapéuticos y se utilizan para este fin.

Por otra parte, por agua termal entendemos simplemente aquella agua que se distingue por su temperatura, que mana caliente de forma natural. Normalmente, se considera que un agua es termal cuando su temperatura es superior al menos en 4ºC a la temperatura media ambiente.

Esta distinción es importante, porque según sean una cosa, otra, o ambas, actuarán en nuestro cuerpo de forma diferente: el agua termal lo hace de forma física, actuando por su temperatura; las aguas minerales lo hacen en base a su composición química, los minerales de cuyas características nos aprovechamos, por ejemplo, a través del contacto con nuestra piel.

En Ourense contamos con las tres características juntas en una: las aguas de As Burgas, del Tinteiro, de Outariz, etc., son termales, minerales y medicinales.

¿Son todas las aguas minerales iguales?

Rotundamente no. A pesar de que comparten una base común, dos átomos de hidrógeno por uno de oxígeno (el famoso H2O) cada agua de manantial o acuífero es única, pues cada una tiene su propia combinación de componentes, que dependerán del lugar donde emerja esa agua. Por existir, no existe siquiera un único criterio para clasificarlas. Lo más habitual es hacerlo según la cantidad de residuo seco, es decir, los minerales que nos quedan una vez hemos evaporado el líquido (hablamos así de aguas de mineralización media, fuerte…) , o por su composición química (¡existen hasta 78 grupos o facies!). Otra clasificación posible es por su temperatura, lo cual nos permite saber si son termales o no.

En nuestra página referimos las aguas de Ourense por estas cuatro clasificaciones. Por ejemplo, las aguas de As Burgas son de mineralización media (por residuo seco), hipertermales ( por su temperatura ), alcalinas (por su Ph, en este caso alto) y bicarbonatadas-sódicas y litínicas(en cuanto a su composición química).

Páginas: 1 2 3 4