IMG_4896

¿Cómo actúa el agua termal?

Cuando realizamos un tratamiento termal, ya sea con fines médicos (bajo la dirección de un profesional) o de bienestar (una visita rápida a la estación termal para un baño) estamos disfrutando de los beneficios del agua termal minero medicinal (recuerda, ¡son tres apellidos!) nada menos que por triplicado. Por sus características singulares el agua actúa sobre nuestro cuerpo por:
- Efecto térmico: con unas consecuencias concretas que varían mucho del frío al calor
Efecto mecánico: aún estando el agua en reposo, el líquido ejerce presión sobre nuestro cuerpo, un empuje que sirve como suave masaje. En movimiento, aprovechamos en agua en baños de burbujas (relajante, tonificantes), remolinos que favorecen la circulación, chorros de masaje profundo, etc.
Efecto químico: evidentemente, cada compuesto químico, cada mineral, tiene sus propiedades y sus efectos. La variación no depende sólo de que compuestos tenga el agua, sino también en qué cantidad y grado de concentración.

Calor vs Frío.

Las altas temperaturas que de forma natural registra el agua termal son una de las características que nos permiten utilizar estos baños como remedio terapéutico para dar un respiro a nuestros músculos. Los baños de temperatura son una de las técnicas clásicas de la hidroterapia, donde el agente terapeútico es la temperatura y el agua actúa como un poderosos conductor.No obstante, hay que saber utilizar estos baños correctamente: surmergirnos en un agua muy caliente comporta una serie de efectos sobre nuestro cuerpo que debemos conocer y tener muy en cuenta:

  • Analgesia: En contacto con el agua termal, se reduce la velocidad de conducción nerviosa y se liberan endorfinas y encefalinas, neurotransmisores encargado de modular el dolor o la sensación de temperatura en el cuerpo.
  • Incremento de temperatura y vasodilatación: Una mayor temperatura en nuestro organismo supone una aceleración de las funciones; el corazón late más deprisa y bombea más sangre. En este proceso nuestro metabolismo se acelera,y, entre otras cosas tenemos mejor reparación tisular gracia a una mayor presencia de sangre en la piel.
  • Aumento de la elasticidad y disminución de la viscosidad: Actúa disminuyendo la rigidez articular y periarticular.
  • Efecto antiespamódico y relajante muscular

La utilización del calor como agente terapeútico se denomina Termoterapia. En el extremo opuesto se encuentra la Crioterapia, que refiere la aplicación de frío. Aunque también es antinflamatorio y analgésico, el frío tiene el efecto contrario, genera vasoconstricción. En hidroterapia es común combinar ambas acciones en los llamados «baños de contraste», que son un magnífico entrenamiento de nuestros vasos sanguíneos.

Ahora ya tenemos algunas pistas sobre como nos afecta un baño termal y qué debemos hacer y qué no cuando visitamos las termas. Cabe recordar que, dado que el agua caliente acelera el ritmo cardíaco, las personas con afecciones del corazón deben evitar esta práctica, o hacerla de forma muy controlada.

Si quisiéramos combinar las propiedades térmicas con las químicas propias de las aguas minerales, esta es la mejor forma: por norma, el calor hace que los compuestos minerales del agua se filtren mejor a nuestra piel y permite sacarles el máximo partido.

Páginas: 1 2 3 4